Gravilla

Blanca negligencia

El día de Reyes la nevada atrapó a miles de conductores en la AP-7

El ínclito don Gregorio, de primer apellido Serrano, y de tercero director general de la DGT, se ha quedado helado viendo cómo sus carreteras se convertían en un congelador de conductores que sintieron frío por la falta de sincronía entre lo público y lo privado. Las inclemencias del tiempo siempre deja sin mantas a la masa prescindible. Lo que ocurre es que los atrapados del hielo han abierto veredas entre la nieve para convertir la granizada en un calor que hemos compartido casi todos. Es una putada que después de dar y recibir regalos el destino te castigue con un carbón tan blanco y denso que atrape a las ruedas más libres. El resto ya lo saben. Posiblemente todo esto será una anécdota dentro de unos días, como lo es todo, como la vida misma. Los que deciden seguirán jugando a mirar hacia otro lado porque somos muchos, demasiados problemas para tener una vida privada, sin inclemencias. Sin embargo, quien se atreve a asumir cierta nómina, y culpa por tenerla, debería ser más previsor de lo que se presume.

Atrapados AP7

En fin, en una ciudad del sur de España se reciben noticias sobre un inmenso atasco en una autovía de peaje cerca de Madrid. Y entonces, me acuerdo de lo que me dijo mi abuelo hace mucho tiempo sin ser de partido alguno: ” hijo, cuando estés rodeado de malos médicos, lo más aconsejable es no resfriarte”.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Close
Close

Adblock detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios