MediosNovedadesTecnología

El número de ingenieros de datos se duplicará en algunos centros de producción

El sector automoción se prepara para una revolución sin precedentes

MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) –

La mano de obra del sector de la automoción va a estar sometida a una presión “muy fuerte” y se espera que las plantillas se recorten al menos un 50% para 2050, por el cambio de modelo de negocio que afronta el sector del automóvil.

Según un análisis de PwC, la movilidad compartida y la automatización van a revolucionar la forma de producir vehículos en el futuro. De esta manera, el tamaño de la plantilla de las líneas de ensamblaje y de los talleres de carrocería y pintura menguará a causa de la automatización y a las nuevas técnicas de montaje.

La firma destaca que la industria del automóvil se encuentra a las puertas de una revolución y la producción de vehículos quedará dividida entre un “gigantesco” mercado de coches bajo demanda y otro de vehículos más personalizados, disminuyendo hasta un 60% los puestos de trabajo de operarios de fábrica y producción para 2030, ya que serán sustituidos por maquinaria autónoma.

“Los empleados que conserven su trabajo necesitarán adquirir nuevas habilidades. Los fabricantes de automóviles deberán convertirse en gestores de datos y entender su nuevo rol como proveedores de servicios de movilidad, además de ensambladores de coches”, matiza.

Además, el tiempo necesario entre la investigación y el desarrollo de un vehículo y su producción disminuirá de los tres/cinco años a los dos años.

Por su parte, el número de ingenieros de datos se duplicará en algunos centros de producción, y llegará a aumentar hasta un 80% en otros. El de ingenieros de software lo hará un 90%.

En opinión de PwC, el giro al uso compartido, acompañado de una individualización cada vez mayor, está a punto de transformarlo todo. En este contexto, los fabricantes de equipos originales deberán adaptarse al cambio o se arriesgan a verse “adelantados” por las compañías tecnológicas que ofrezcan la movilidad como un servicio directamente a los clientes.

“Los fabricantes deben actuar ya tomando las decisiones adecuadas para sus modelos de negocio y para el futuro de sus plantillas”, sentencia la consultora.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar