GravillaNovedades

Los rincones de la memoria

Olvidamos con facilidad, y pagamos por ello

La memoria es el principio y el fin de la vida. Cada minuto que se experimenta se registra en algún sitio de nuestra cabeza y recarga la sensación de vivir. La dificultad está en sacarlo en cualquier momento. Hay quienes son incapaces de buscar en esos cajones porque no recuerdan dónde lo dejaron. Lo mismo que algunos piensan que colocaron algo en algún cajón sin haber dejado nada. Entonces la memoria se pierde, como esa cosa que no recordamos dónde pusimos.
El presente es lo inmediato, este momento, ahora mismo. Pero la vida es el acopio de pasado. Nadie puede dar un paso interesante sin acordarse del anterior. Si subiéramos un montón de peldaños y no nos acordáramos al llegar al último de los anteriores es como si no los hubiéramos andado. Por eso, me llama tanto la atención que conduzcamos sin rebuscar en lo aprendido. Seguimos llamando por el móvil volante en mano, distrayéndonos cuando encarta y tomándonos la conducción como un ejercicio al que no vale la pena entregar todos los sentidos…
En fin, en una ciudad del sur de España un tipo habla de la memoria sabiendo que olvidamos con facilidad. Somos como hormigas que nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos. Algo que debería ser recordable para todos y para siempre. No lo pasen por alto.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close